Diverso

Tipos de alojamiento de plantas: tratamiento de las plantas afectadas por el alojamiento

Tipos de alojamiento de plantas: tratamiento de las plantas afectadas por el alojamiento


Por: Bonnie L. Grant, agricultor urbano certificado

Los cultivos de cereales de alto rendimiento deben pasar numerosas pruebas a medida que pasan de la plántula al producto cosechado. ¿Qué es hospedaje? Hay dos formas: alojamiento de raíces y alojamiento de tallos. En general, el alojamiento es el desplazamiento de los tallos o raíces de su ubicación vertical y adecuada. Puede provocar rendimientos más bajos y disminuir la densidad de nutrientes.

Causas del alojamiento de plantas

Las causas del acame de las plantas son innumerables. Los altos niveles de nitrógeno, los daños causados ​​por las tormentas, la densidad del suelo, las enfermedades, la fecha de siembra, la superpoblación y el tipo de semilla son factores que contribuyen al alojamiento en los cultivos de cereales. Las plantas más comúnmente afectadas por el encamado son el maíz, pero otros cereales y cultivos de granos también están en riesgo.

Los dos tipos de acame de plantas pueden ocurrir de manera coincidente o individual, pero su efecto en el cultivo reduce la salud general y la cosecha. Ciertos tipos de semillas, como los cereales semienanos, pueden tener menos riesgo que las semillas estándar.

Las principales causas del alojamiento de las plantas son el hacinamiento, el suelo húmedo y el exceso de nitrógeno en el suelo.

Las altas poblaciones de plantas y el suelo demasiado húmedo provocan el alojamiento de las raíces donde las raíces se desplazan del suelo. El suelo húmedo es inestable y no proporciona un soporte adecuado para las raíces jóvenes.

Los campos sobrepoblados evitan que las plantas crezcan macollos, que se convierten en las raíces de la corona, los principales anclajes de la planta.

Los altos niveles de nitrógeno crean un ambiente que fomenta el crecimiento de los tallos y las hojas, pero la velocidad rápida puede causar tallos débiles y delgados que son demasiado débiles para sostenerse. Esto se conoce como efecto de alojamiento del tallo en las plantas.

Efecto de alojamiento en las plantas

El exceso de humedad o nitrógeno y los campos densamente poblados no son las únicas razones para que las plantas se acaben. Los dos tipos de alojamiento de plantas también pueden ser causados ​​por daños por tormentas, que debilitan los tallos y las raíces.

Las plantas a la sombra o que crecen excesivamente altas también corren el riesgo de que el tallo se acabe. Las malas hierbas y las enfermedades fúngicas son otras afecciones que afectan a los brotes y las raíces.

No importa la causa, el cereal se debilita y tiende a formar semillas antes. El rendimiento es menor y el contenido de nutrientes se ve afectado negativamente. Los rendimientos de maíz se ven más afectados si el acame ocurre en la etapa de emergencia de la mazorca. Desde una perspectiva estrictamente mecánica, las plantas con tallo alojado son más difíciles de cosechar y hay más desperdicio. Los tallos son más susceptibles a la pudrición del tallo al igual que las raíces alteradas.

Prevención del alojamiento de plantas

Se han desarrollado nuevas cepas de cereales con la introducción de genes semienanos. Esto minimiza el alojamiento pero también reduce el rendimiento.

Separar más las semillas, modificar el suelo para un drenaje adecuado, retrasar la fertilización con nitrógeno y los reguladores del crecimiento de las plantas son todos métodos para reducir la pérdida de alojamiento.

Las plantas afectadas por el acame no deben recibir nitrógeno hasta que el sistema de raíces haya tenido tiempo de cultivar y formar raíces de corona. Esto significa que no hay fertilizante hasta que el grano tenga de tres a cuatro semanas.

Desafortunadamente, es poco lo que puede hacer para controlar a la madre naturaleza, por lo que el viento y la lluvia siempre serán un factor que contribuya al alojamiento. Sin embargo, las nuevas cepas y algunas buenas prácticas agronómicas deberían ser beneficiosas para recortar el número de plantas afectadas.

Este artículo se actualizó por última vez el

Leer más sobre Cuidado general del huerto


Alojamiento

curvatura del tallo de una planta (alojamiento del tallo) o de toda la planta (alojamiento de la raíz).

El alojamiento del tallo es causado por la gran cantidad de crecimiento exuberante en la parte inferior del tallo. Es causada por el crecimiento excesivo, un alto nivel de nitrógeno, abundante riego y sombreado. El alojamiento también ocurre en campos con malezas trepadoras y enfermedades fúngicas que afectan los brotes y raíces de las plantas. Los granos de pan se alojan con mayor frecuencia al final de la etapa de la leche y al comienzo de la etapa de masa, momento en el que el peso de la materia no desarrollada es mayor. En este período, las paredes de las células del tallo pueden descomponerse parcialmente para formar semillas, como resultado de lo cual la paja se debilita. El alojamiento de las raíces ocurre cuando las raíces están mal ancladas en el suelo debido al exceso de humedad. El grano de las plantas alojadas se forma anormalmente, es enfermizo, su contenido de nutrientes es más bajo de lo normal y su rendimiento disminuye. La recolección mecanizada de plantas alojadas es difícil y las pérdidas de cosecha aumentan.

Los pasos para prevenir el acame incluyen el cultivo de variedades resistentes al acame observando las normas de tasa y profundidad de siembra usando dosis óptimas de fertilizante nitrogenado en combinación con fósforo, potasio y microfertilizantes y tratando cultivos con inhibidores del crecimiento (por ejemplo, cloruro de clorocolina).

¿Quieres agradecer a TFD por su existencia? Cuéntele a un amigo sobre nosotros, agregue un enlace a esta página o visite la página del webmaster para obtener contenido divertido y gratuito.


Chernobyl: coronando una catástrofe

En Chernobyl, Ucrania, se está construyendo un arco de 32.000 toneladas que terminará costando 1.500 millones de dólares, para prácticamente eliminar el riesgo de una mayor contaminación en el lugar de la explosión del reactor nuclear de 1986.

El Dr. Mousseau dijo que durante años se dedicó a la investigación de Chernobyl en gran parte por interés personal. Pero eso cambió después del accidente nuclear en la planta de Fukushima en Japón en 2011. Si bien los dos accidentes fueron diferentes: en Chernobyl el reactor explotó, mientras que en Fukushima los núcleos se derritieron y hubo una explosión fuera del propio reactor, el resultado fue básicamente el lo mismo: contaminación radiactiva en un área amplia.

"Nadie esperaba realmente que hubiera otro desastre nuclear de esta escala", dijo. "Pero está claro ahora, después de Fukushima, que todo esto tiene una gran relevancia".

El Dr. Mousseau ha ampliado su trabajo para incluir estudios similares en Japón: ha realizado unos 10 viajes allí. Ya, dijo, está viendo algunos efectos similares a los de Chernobyl en el área contaminada alrededor de la planta de Fukushima, pero necesita recopilar datos durante al menos unos años más antes de poder confiar en el impacto.

"Si encontramos el mismo tipo de respuesta a la dosis en ambos lugares", dijo, "eso proporciona una fuerza increíble a la hipótesis de que de hecho es la radiación la que está provocando estos impactos negativos".


¿Cuándo debo limpiar mis herramientas y contenedores?

  • En el otoño antes de guardarlos para el invierno.
  • En la primavera antes de usarlos si no los limpió en el otoño.
  • Después de trabajar con una planta infectada y antes de pasar a la siguiente planta.
  • Después de usar sus herramientas en otro sitio de jardín y antes de usarlas en casa.

Cómo limpiar con desinfectantes efectivos

Limpiar bien los artículos antes de desinfectarlos

La suciedad y los escombros que quedan en las herramientas interferirán con el proceso de desinfección y reducirán su efectividad, por lo tanto, elimine toda la tierra y los restos de plantas visibles.

  • Lavar con agua y jabón o detergente eliminará la grasa y la suciedad.
  • Utilice un cepillo rígido para eliminar la suciedad, especialmente de las superficies rugosas.
  • Un rocío fuerte de agua o un rociador presurizado eliminará la suciedad acumulada de las herramientas y entrará en espacios reducidos, como entre los dientes de una cultivadora.
    • Considere quitar partes como las púas para limpiar y rociar completamente (consulte el manual de su equipo).
  • La mayoría de la madera que se usa para las macetas repele naturalmente las bacterias y los hongos, pero puede ensuciarse.
    • Lave las macetas de madera con agua tibia y jabón, déjelas secar y engrase o limpie con un conservante de madera.

Precaución con los desinfectantes: Los productos químicos utilizados para desinfectar pueden tener vapores nocivos y quemar la piel. Lea la etiqueta, use como se indica y use equipo de protección personal como gafas y guantes cuando la etiqueta lo recomiende.

  • Almacene siempre fuera del alcance de los niños y adultos vulnerables, y en un lugar seco con temperatura estable.
  • Nunca mezcle desinfectantes con otros productos químicos.
  • Si se usa incorrectamente, los desinfectantes pueden causar daños al usuario. Si se sospecha de intoxicación, llame al 911 o a la línea directa de control de intoxicaciones 1-800-222-1222.

Ingrediente activo .1% sacarinato de alquil dimetil bencil amonio

Hay varios productos que contienen el ingrediente activo anterior, así que consulte la etiqueta del producto. Un producto es Lysol® All-Purpose Cleaner *. La investigación ha demostrado que esta formulación eliminará bacterias, hongos y virus de las herramientas. Esta dosis de producto no corroe el metal y no daña la tela. No lo use sobre madera pulida, superficies pintadas o plásticos acrílicos.

Por lo general, viene listo para usar.

Se usa mejor en:

  • Pequeñas herramientas manuales como podadoras, podadoras, paletas, sierras para árboles, podadoras de pértiga.
  • Pequeñas ollas y platillos, etiquetas de plantas, clips, corbatas.
  • Áreas de difícil acceso como púas y cuchillas, e implementos ornamentados como enrejados, soportes para plantas, cestas colgantes.

Cómo utilizar:

  • Limpie toda la suciedad y los desechos visibles de las herramientas, incluidas las grietas.
  • Sumerja la herramienta, rocíe directamente sobre una herramienta o sumerja la herramienta durante 2 minutos.
  • Deje secar al aire.
  • Consejo: algunos expertos que podan varios árboles recomiendan tener dos herramientas de poda a mano. Dejan que uno se sumerja en el desinfectante mientras hace cortes con el otro. Cuando pasan a la siguiente planta, cambian de podadora.

* Lysol® es una marca registrada de Reeckitt Benckiser Group plc. El uso de nombres comerciales es solo para fines educativos y de claridad y no implica el respaldo de una marca o producto en particular.

Lejía (hipoclorito de sodio al 5,25%)

La lejía es un producto doméstico común y económico.

  • Puede dañar la tela.
  • Corroe el metal y no se recomienda para herramientas de poda y corte que requieran un borde afilado, ya que puede crear hoyos y muescas en el metal.
  • Deshágase de la lejía después de usarla vertiéndola en el fregadero.

NO lo vierta en su jardín, ya que puede dañar las plantas y los organismos benéficos del suelo.

Prepara una solución de lejía al 10%

  • Mezclar una parte de lejía con 9 partes de agua en un recipiente de plástico lo suficientemente grande como para sumergir todo o parte del artículo.
  • NUNCA mezcle lejía con nada que no sea agua o detergente para la ropa, ya que se pueden generar gases tóxicos peligrosos que pueden ser dañinos para su salud y la de otras personas a su alrededor.

Mejor utilizado para:

  • Herramientas manuales grandes como palas, palas, rastrillos.
  • Estacas, postes, enrejados sencillos, jaulas para tomates, grandes contenedores y macetas.

Cómo utilizar:

  • Limpie toda la suciedad y los escombros visibles de las herramientas.
  • Sumerja, empape o rocíe las herramientas con la solución de lejía al 10%. Esto matará hongos, bacterias y virus en segundos.
  • Voltee los artículos más altos en el balde para asegurarse de que se hayan tratado todas las piezas.
  • Deje que las herramientas y el equipo se sequen por completo.
  • Frote los artículos de metal con unas gotas de aceite de linaza, aceite de tung o aceite mineral. No use aceite de motor, ya que puede transferirse a las plantas. Si se forma óxido, use lana de acero o un cepillo de alambre para quitar y volver a engrasar.

Alcohol isopropílico (alcohol isopropílico, concentración del 70%)

El alcohol es inflamable, así que tome precauciones. Según el Centro para el Control de Enfermedades, el alcohol isopropílico en concentraciones del 70% o más desinfectará las superficies en busca de bacterias, hongos y virus.

Es posible que el alcohol NO desinfecte eficazmente las herramientas de poda que se utilizan en los manzanos infectados con el fuego bacteriano.


Plagas y Enfermedades

El retraso del crecimiento también es un síntoma de muchos tipos de enfermedades de las plantas. Las plantas sanas en buenas condiciones de crecimiento son menos susceptibles a las enfermedades, pero los patógenos pueden diseminarse por todo su jardín, así que asegúrese de identificar cualquier problema.

Las enfermedades de las plantas más comunes son causadas por hongos, señala la Universidad de Kentucky. Además del retraso en el crecimiento, los síntomas de una infección por hongos incluyen marchitamiento, manchas en las hojas, frutos podridos y hojas gruesas y rizadas. Algunas enfermedades fúngicas incluyen mildiú polvoriento, mildiú velloso, fumagina, pudrición de la raíz y pudrición de la corona. Asegúrese de eliminar y destruir cualquier parte de la planta afectada para evitar la propagación de enfermedades. En algunos casos, tratar las plantas con un fungicida puede ayudar a controlar la infección.

Los insectos y otras plagas también pueden dañar las plantas y, dependiendo de la gravedad de la infestación, pueden causar retraso en el crecimiento. Los nematodos, pequeños gusanos redondos, también pueden atacar a las plantas y causar retraso en el crecimiento. Otros síntomas incluyen coloración amarillenta de la planta, declive, pérdida de vigor y muerte. Las buenas prácticas de cultivo generalmente controlarán los nematodos, pero también puede aplicar un nematocida si es necesario.

Maureen Malone ha sido escritora profesional desde 2010. Se encuentra en Tucson, Arizona, donde le gusta el senderismo, la equitación y las artes marciales. Es una amante de las actividades al aire libre que pasa los fines de semana cuidando su jardín elevado y su pequeño huerto de árboles frutales.


Bhatia CR, Joshua DC, Mathews H (1985) Variación somaclonal: una interpretación genética basada en las tasas de aberraciones y mutaciones cromosómicas espontáneas. En: Govil CM, Kumar V (eds) Tendencias en la investigación de plantas. Bishen Singh Mahendra Pal Singh, Dehra Dun, India, págs. 317–326

Bishir J, Namkoong G (1987) Semillas no seguras en coníferas: estimación del número de alelos letales y de la magnitud de los efectos asociados con el progenitor materno. Silvae Genet 36: 180–185

Brandham PE (1976) La frecuencia del cambio estructural espontáneo. En: Jones K, Brandham PE (eds) Investigación actual de cromosomas. Elsevier / North Holland Biomedical Press, Amsterdam, págs. 77–87

Brandham PE (1983) Evolución en un sistema cromosómico estable. En: Brandham PE, Bennett MD (eds) Conferencia sobre cromosomas Kew, vol II. George Allen y Unwin, Londres, págs. 251–260

Caspari E (1948) Herencia citoplásmica. En: Demerec M (ed) Avances en genética, vol II. Academic Press, Nueva York, págs. 1-66

Crow JF (1958) Algunas posibilidades para medir las intensidades de selección en el hombre. Hum Biol 30: 1–13

Crow JF, Kimura M (1970) Una introducción a la teoría de la genética de poblaciones. Harper and Row, Nueva York

Crumpacker DW (1967) Cargas genéticas en maíz (Zea mays L.) y otras plantas y animales fertilizados de forma cruzada. Evol Biol 1: 306–424

D'Amato F, Hoffmann-Ostenhof O (1956) Metabolismo y mutaciones espontáneas en plantas. Adv Genet 3: 1–28

Davidson D (1960) Células iniciales de meristemo en raíces irradiadas de Vicia faba. Ann Bot 24: 287–295

Dobzhansky T (1955) Una revisión de algunos conceptos y problemas fundamentales de la genética de poblaciones. Cold Spring Harbor Symp Quant Biol 20: 1–15

Dobzhansky T (1970) Genética del proceso evolutivo. Columbia University Press, Nueva York

Eldridge KG, Griffin AR (1983) Efectos de autorretrato en Eucalyptus regnans. Silvae Genet 32: 216–221

Eriksson G, Schelander B, Akebrand V (1973) Depresión endogámica en una antigua plantación experimental de Picea abies. Hereditas 73: 185-194

Fowler DP (1965a) Efectos de la endogamia en pino rojo, Pinus resinosa Ait. II. Estudios de polinización. Silvae Genet 14: 12–23

Fowler DP (1965b) Efectos de la endogamia en pino rojo, Pinus resinosa Ait. III. Factores que afectan la autofecundación natural. Silvae Genet 14: 37–45

Fowler DP (1965c) Efectos de la endogamia en pino rojo, Pinus resinosa Ait. IV. Comparación con otros países del noreste Pinus especies. Silvae Genet 14: 76–81

Frankel R (1983) Heterosis. Springer, Berlín Heidelberg Nueva York

Giles N (1940) Aberraciones cromosómicas espontáneas en Tradescantia. Genética 25: 69–87

Griffin AR, Moran GF, Fripp YJ (1987) Cruce preferencial en Eucalyptus regnans F. Muell. Aust J Biol 35 (en prensa)

Grun P (1976) Genética citoplásmica y evolución. Columbia University Press, Nueva York

Haldane JBS (1937) El efecto de la variación en la aptitud. Am Nat 71: 337–349

Jacquard A (1974) La estructura genética de las poblaciones. Springer, Berlín Heidelberg Nueva York

Jaynes RA (1968) Autoincompatibilidad y depresión endogámica en tres laureles (Kalmia) especies. Proc Am Soc Hort Sci 93: 618–622

Jaynes RA (1969) Recuentos de cromosomas de Kalmia especies y revalorización de K. polifolia var. microphylla. Rhodora 71: 280–284

Jinks JL (1983) Genética biométrica de la heterosis. En: Frankel R (ed) Heterosis. Springer, Berlín Heidelberg Nueva York, págs. 1-46

Jones DF (1940) Cambios nucleares que afectan el crecimiento. Am J Bot 27: 149-155

Jones DF (1941) Segregación somática. Bot Rev 7: 291–307

Jones DF (1952) Plasmagenos y cromógenos en heterosis. En: Gowen JW (ed) Heterosis. Iowa State College Press, Ames, Iowa, págs. 224–235

Jones DF, Stinson HT Jr, Khoo U (1957) Variaciones transmisibles en el citoplasma dentro de especies de plantas superiores. Proc Natl Acad Sci 43: 598–602

Jørgensen JH, Jensen HP (1986) La frecuencia de mutación espontánea de la clorofila en la cebada. Hereditas 105: 71–72

Klekowski EJ Jr (1984) Carga mutacional en plantas clonales: un estudio de dos especies de helechos. Evolución 38: 417–426

Klekowski EJ Jr (1988a) Mutación, selección del desarrollo y evolución de las plantas. Columbia University Press, Nueva York

Klekowski EJ Jr (1988b) Cruce progresivo y autoesterilidad asociados con el envejecimiento en clones de helechos y quizás otras plantas. Herencia (en prensa)

Klekowski EJ Jr (1988c) Mecanismos que mantienen la integridad genética de las plantas. En: Greuter W, Zimmer B (eds) Actas del XIV Congreso Botánico Internacional. Koeltz, Königstein / Taunus (en prensa)

Klekowski EJ Jr, Kazarinova-Fukshansky N, Fukshansky L (1988) Patrones de ontogenia de plantas que pueden influir en la estasis genómica. Am J Bot (en prensa)

Kondrashov AS (1982) Selección contra mutaciones nocivas en grandes poblaciones sexuales y asexuales. Genet Res 40: 325–332

Kondrashov AS (1984) Las mutaciones deletéreas como factor evolutivo. 1. La ventaja de la recombinación. Genet Res 44: 199–217

Koski V (1973) Sobre autopolinización, carga genética y posterior endogamia en algunas coníferas. Commun Inst For Fenn 78,10: 1–40

Levin DA (1984) Depresión endogámica y éxito de cruces dependiente de la proximidad en Phlox drummondii. Evolución 38: 116-127

Lewontin RC (1974) La base genética del cambio evolutivo. Columbia University Press, Nueva York

Libby WJ, McCutchan BG, Millar CI (1981) Depresión endogámica en selfs de secoya. Silvae Genet 30: 15-25

Masuyama S (1979) Biología reproductiva del helecho Phegopteris decursive-pinnata I. Los diferentes sistemas de apareamiento de diploides y tetraploides. Bot Mag Tokyo 92: 275–289

Mettler LE, Gregg TG, Schaffer HE (1988) Genética de poblaciones y evolución, 2ª ed. Prentice Hall, Englewood Cliffs, Nueva Jersey

Morton NE, Crow JF, Muller HJ (1956) Una estimación del daño mutacional en el hombre a partir de datos sobre matrimonios consanguíneos. Proc Nad Acad Sci USA 42: 855–863

Muller HJ (1950) Nuestra carga de mutaciones. Am J Hum Genet 2: 111–176

Namkoong G, Bishir J (1987) La frecuencia de alelos letales en las poblaciones de árboles forestales. Evolución 41: 1123–1127

Novick A, Szilard L (1950) Experimentos con el quimiostato sobre mutaciones espontáneas de bacterias. Proc Natl Acad Sci USA 36: 708–719

Novick A, Szilard L (1951) Mecanismos genéticos en bacterias y virus bacterianos. I. Experimentos sobre mutaciones espontáneas y químicamente inducidas de bacterias que crecen en el quimiostato. Cold Spring Harb Symp Quant Biol 16: 337–343

Ohnishi O (1982) Genética de poblaciones de trigo sarraceno común cultivado, Fagopyrum esculentum Moench. I. Frecuencia de mutantes deficientes en clorofila en poblaciones japonesas. Jpn J Genet 57: 632–639

Russell WA, Sprague GF, Penny LH (1963) Mutaciones que afectan los rasgos cuantitativos en líneas endogámicas de maíz de larga data. Crop Sci 3: 175-178

Rutishauser A, La Cour LF (1956) Rotura cromosómica espontánea en el endospermo. Naturaleza 177: 324–325

Sankaranarayanan K (1979) El papel de la no disyunción en la aneuploidía en el hombre. Una descripción general. Mutat Res 61: 1–28

Schlarbaum SE, Tsuchiya T (1984) Un estudio cromosómico de secuoya costera, Sequoia sempervirens [(D. Don) Endl.]. Silvae Genet 33: 56–62

Schneller JJ (1979) Investigaciones biosistemáticas sobre la dama helecho (Athyrium filix-femina). Pl Syst Evol 132: 255–277

Shull GH (1952) Inicios del concepto de heterosis. En: Gowen JW (ed) Heterosis. Iowa State College Press, Ames, Iowa, págs. 14–48

Sorensen F (1969) Carga genética embrionaria en Douglasfir costero, Pseudotsuga Menziesii var. Menziesii. Am Nat 103: 389–398

Sprague GF, Russell WA, Penny LH (1960) Mutaciones que afectan los rasgos cuantitativos en la progenie autofecundada de poblaciones de maíz monoploide duplicadas. Genética 45: 855–866

Srivastava HK (1981) Interacción intergenómica, heterosis y mejora del rendimiento de los cultivos. Adv Agron 34: 117-195

Stadler LJ (1942) Algunas observaciones sobre la variabilidad genética y la mutación espontánea. Conferencias en memoria de Spragg sobre fitomejoramiento (tercera serie). Universidad Estatal de Michigan, East Lansing

Stevens JP, Bougourd SM (1988) Depresión endogámica y tasa de cruzamiento en poblaciones naturales de Allium schoenoprasum L. (cebollino silvestre). Herencia 60: 257-261

Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Servicio Forestal (1974) Semillas de plantas leñosas en los Estados Unidos. Manual Agrícola del USDA No. 450, Washington, D. C.

Wallace B (1970) Carga genética. Prentice-Hall, Englewood Cliffs, Nueva Jersey

Wallace B (1981) Genética básica de poblaciones. Columbia University Press, Nueva York

Warne TR, Lloyd RM (1981) endogamia y homocigosidad en el helecho, Ceratopteris pteridoides (Puta) Hieronymus (Parkeriaceae). Bot J Linn Soc 83: 1–13

Wilby AS, Parker JS (1988) Herencia mendeliana y no mendeliana de reordenamientos cromosómicos recién surgidos. Herencia 60: 263–268

Wilcox MD (1983) Depresión endogámica y variaciones genéticas estimadas a partir de familias autóctonas y de polinización cruzada de Pinus radiata. Silvae Genet 32: 89–95

Ying CC (1978) Rendimiento de abeto blanco [Picea glauca (Moench) Voss] progenie después de la autofecundación. Silvae Genet 27: 214–215

Zirkle C (1952) Primeras ideas sobre consanguinidad y mestizaje. En: Gowen JW (ed) Heterosis. Iowa State College Press, Ames Iowa, págs. 1-13


Características Agronomía Los efectos de las hormonas vegetales

Las hormonas vegetales son sustancias químicas de las plantas que regulan casi todos los aspectos del crecimiento y desarrollo de las plantas. Las hormonas desempeñan un papel fundamental en la forma en que las plantas responden a factores bióticos y abióticos, incluida la luz solar, las condiciones del suelo, el agua del suelo y los nutrientes. Las hormonas se encuentran naturalmente en las plantas, pero algunas hormonas específicas se pueden producir sintéticamente para su aplicación a los cultivos.

9 de abril de 2018 Por Ross H. McKenzie PhD P.Ag.

El alojamiento que se muestra en este cultivo de cereales podría reducirse potencialmente con el uso de reguladores del crecimiento de las plantas. Las hormonas vegetales son sustancias químicas de las plantas que regulan casi todos los aspectos del crecimiento y desarrollo de las plantas.

Las hormonas vegetales se agrupan en cinco clases según su composición química: ácido abscísico, auxinas, citoquininas, etileno y giberelinas. Estas hormonas controlan o influyen en todos los aspectos del crecimiento y reproducción de las plantas, incluida la germinación de las semillas, el crecimiento de raíces, tallos y hojas, la floración de las plantas, el desarrollo de las semillas, el llenado y la latencia de las semillas.

En el oeste de Canadá, actualmente utilizamos dos tipos de reguladores del crecimiento de plantas (PGR) que están disponibles comercialmente. El primer tipo son los agentes liberadores de etileno (por ejemplo, Ethrel, con el ingrediente activo ethephon) registrados para su uso con trigo. Cuando se aplica en la etapa de crecimiento de la hoja bandera (GS 38), un agente liberador de etileno disminuye la altura de la planta y aumenta el grosor de la pared del tallo. El segundo tipo de PGR es el inhibidor de giberelinas, que reduce el alargamiento del tallo, acorta el cultivo y reduce el acame. En el oeste de Canadá, Manipulator (ingrediente activo cloruro de cloroquat) está registrado para su uso en trigo.

Las hormonas vegetales son frecuentemente interactivas para ayudar a los cultivos a responder a las diferentes condiciones ambientales. A medida que aprendamos más sobre cómo crecen los cultivos y cómo las hormonas influyen en el crecimiento y el rendimiento de los cultivos, más podremos utilizar la ciencia para mejorar el crecimiento y la producción de los cultivos.

Ácido abscísico
El principal efecto del ácido abscísico es la inhibición del crecimiento celular. La concentración de ácido abscísico aumenta en las semillas en desarrollo para promover la latencia. El ácido abscísico es relativamente alto en la semilla, pero justo antes de que la semilla germine, el nivel de ácido abscísico disminuye. Durante la germinación y el crecimiento temprano de las plántulas, el nivel de ácido abscísico continúa disminuyendo. Cuando las plantas comienzan a producir brotes y hojas, aumentan los niveles de ácido abscísico. A medida que los niveles continúan aumentando, el crecimiento de las partes de plantas más viejas y maduras se ralentiza y termina.

Las plantas producen ácido abscísico en respuesta al estrés hídrico. El ácido abscísico se produce en las hojas y raíces afectadas por la sequía y en las semillas en desarrollo. El ácido abscísico viaja a los estomas para evitar la pérdida de agua a través de los estomas.

Auxinas
Las auxinas son responsables de muchos aspectos del crecimiento de las plantas, incluido el alargamiento celular y la estimulación del crecimiento de los brotes. Las auxinas son responsables de la forma en que las plantas crecen hacia la luz, un proceso llamado fototropismo. Las auxinas regulan qué células se alargan para controlar la dirección del crecimiento de las plantas. La auxina se fabrica principalmente en las puntas de los brotes y en partes de las flores y semillas en desarrollo. Las auxinas mantienen el predominio del brote principal sobre el crecimiento de macollos y yemas, y mantienen el predominio del crecimiento de la raíz principal sobre el crecimiento de la raíz lateral. Las auxinas controlan el envejecimiento y la senescencia de las plantas y juegan un papel en la latencia de las semillas. Sin embargo, las raíces de las plantas son muy sensibles a los niveles de auxina, que pueden inhibir el crecimiento de las raíces.

Las auxinas sintéticas, como el 2,4-D, se utilizan como herbicidas para matar muchos tipos de plantas de hoja ancha. Este herbicida actúa haciendo que las células de los tejidos que transportan agua y nutrientes se dividan y crezcan sin detenerse, lo que hace que las plantas crezcan literalmente hasta la muerte.

Citoquininas
Las citoquininas y las auxinas tienden a trabajar juntas. La proporción de estos dos grupos de hormonas afecta el crecimiento a lo largo del ciclo de vida de una planta. Normalmente, ambos tienen una concentración relativamente uniforme en las plantas. Cuando los niveles de citoquinina son más bajos que los niveles de auxina, la planta está en crecimiento vegetativo. A medida que aumentan los niveles de citoquininas y disminuyen los niveles de auxinas, la planta pasa a la etapa de crecimiento reproductivo. Un nivel más alto de citoquininas puede hacer que las plantas tengan espaciamientos internodales más cortos.

Etileno
El etileno es un hidrocarburo gaseoso que a menudo se produce en grandes cantidades cuando las plantas responden al estrés biótico o abiótico. El etileno puede difundirse desde su lugar de origen al aire y afectar a las plantas circundantes. Las raíces, las flores senescentes y las semillas que maduran pueden producir grandes cantidades de etileno. Las auxinas pueden promover la producción de etileno.

Giberelinas
Las hormonas giberelinas desempeñan una serie de funciones. Están presentes en semillas y brotes de plantas. Inicialmente, las giberelinas hacen que las semillas inicien la germinación. Las giberelinas ayudan a controlar la transición del crecimiento vegetativo al reproductivo. Las giberelinas juegan un papel importante en la fuerza del tallo y promueven el alargamiento del tallo entre los nudos del tallo. El aumento de los niveles de giberelina alargará los entrenudos para aumentar la longitud del tallo. Una reducción de la giberelina reduce la longitud del tallo entre los entrenudos para causar plantas enanas. Esto da como resultado menos espacio entre los nodos de un tallo y las hojas se agrupan más juntas.

Canola
Los cultivadores de canola se esfuerzan constantemente por lograr mayores rendimientos maximizando sus poblaciones de plantas, lo que aumenta la competencia entre las plantas vecinas por la luz solar. Las hormonas responden al aumento de la competencia de la luz solar estimulando un mayor alargamiento del tallo. El aumento de la competencia puede hacer que las plantas dediquen más energía al crecimiento de la elongación del tallo que al área foliar expandida. Esto hace que las plantas sean más altas con tallos más delgados y un menor desarrollo del área foliar, lo que en última instancia provoca una reducción del rendimiento en lugar de un aumento del rendimiento.

Una mayor competencia entre plantas puede aumentar los niveles de giberelina y auxina, junto con niveles reducidos de etileno. En teoría, la aplicación de etefón, o un retardador del crecimiento, podría usarse para regular la morfología y el crecimiento de los brotes. En el futuro, es posible que los criadores de canola necesiten incluir características enanas en las nuevas variedades de canola para reducir la altura de la planta y aumentar el área foliar para aumentar el potencial de rendimiento de la canola.

El rendimiento de canola se ve fuertemente afectado por la disponibilidad de agua y nutrientes y también está influenciado por varias hormonas vegetales. Se necesita un nivel óptimo de etileno para el desarrollo reproductivo de la canola. El etileno puede desempeñar un papel en el desarrollo y la madurez de las semillas de canola. El número de semillas por vaina en canola se ve afectado por la giberelina. Un aumento o disminución en la producción de etileno de los niveles normales durante la floración puede provocar el aborto de semillas y la pérdida de semillas.

Guisante
El etileno controla la elongación del tallo en los guisantes. Cuando las plántulas de guisantes en germinación encuentran una costra superficial del suelo, la hormona etileno aumenta en respuesta a este estrés abiótico al inhibir el alargamiento celular y, a su vez, promueve que los tallos de los guisantes sean más cortos y más gruesos. Esto le da al brote de guisante una mayor fuerza para empujar y romper con eficacia la tierra con costra para emerger con éxito.

Los cultivares de guisantes en el oeste de Canadá son típicamente semi-enanos y semi-sin hojas durante el crecimiento. El desarrollo de las hojas y los zarcillos de los guisantes está fuertemente controlado por las hormonas vegetales. La longitud del tallo más corta es causada por una mutación genética que disminuye la eficiencia de la giberelina. La mutación da como resultado niveles más bajos de giberelina en el tallo, lo que da como resultado plantas de guisantes con entrenudos más cortos y longitud de tallo reducida. Un guisante semi-deshojado tiene hojas de estípula que rodean el tallo principal, pero no tiene folíolos. Los zarcillos son más pronunciados, lo que provoca el entrelazamiento de zarcillos entre las plantas para mantener las plantas en posición vertical. Esto hace que el guisante permanezca más erguido a medida que crece y madura, lo que facilita la cosecha. Durante el desarrollo de hojas y zarcillos, que se originan en la yema apical (punto de crecimiento), los folíolos se forman en áreas con bajos niveles de auxinas y los zarcillos se forman en áreas con altos niveles de auxina.

Trigo
En los últimos años, el mejoramiento de cultivos de cereales ha utilizado variedades de trigo enanas con sensibilidad alterada o modificada a las giberelinas. La investigación ha demostrado que el trigo con niveles reducidos de giberelinas activas para el crecimiento tiene tallos más cortos que reducen el acame y pueden mejorar el rendimiento de grano.

Se pueden aplicar productos químicos que regulan el crecimiento de las plantas para controlar el alojamiento de genotipos de trigo más altos. Investigaciones recientes en el oeste de Canadá han demostrado los efectos de la aplicación de PGR, pero los resultados se ven muy afectados por las tasas de aplicación y la etapa de crecimiento del cultivo de aplicación. Incluso hay diferencias varietales en respuesta a la aplicación de PGR.

En Europa se utilizan varios tipos de productos PGR con cereales en grano. Los inhibidores más comunes de las giberelinas son el cloruro de cloroquat (Cycocel), el trinexapac-etilo (PrimoMaxx o Moddus) y el paclobutrazol (Cultar) (Kurepin et al. 2013). La mayoría se aplican en etapas tempranas de crecimiento para reducir el acame y aumentar el rendimiento de grano. Se ha demostrado que las aplicaciones posteriores reducen el rendimiento de grano.

Ha habido avances prometedores en la comprensión del ácido abscísico, el etileno y las hormonas citoquininas en la señalización de las vías de respuesta en las plantas y las interacciones entre ellas que pueden afectar el crecimiento y el rendimiento de los cultivos. Los investigadores se están dando cuenta de que cambiar las proporciones y la abundancia relativa de las concentraciones de hormonas en las plantas puede ser una estrategia mejor que los cambios en la concentración de una sola hormona para mejorar la respuesta del cultivo al estrés o para lograr un rendimiento óptimo del cultivo.

Las investigaciones señalan que la respuesta de los cultivos al estrés abiótico o biótico a menudo causa respuestas hormonales superpuestas. El mejoramiento y el manejo de cultivos para determinadas proporciones de ácido abscísico: etileno y ácido abscísico: citoquinina o abundancias relativas pueden ser una estrategia adecuada en el futuro.

A medida que los investigadores desarrollan un mayor conocimiento y comprensión de las hormonas vegetales en el crecimiento de los cultivos, se pueden desarrollar prácticas de manejo y mejoramiento de cultivos para mejorar aún más la producción y el rendimiento de los cultivos.